Follow by Email

martes, 30 de abril de 2013

Apártame esa nube.

- "Mamá, mamaaaá".
- "Dime hijaaaaaaa".
- "Apártame esa nube".
- "¿Quéeeee?"
- "¡Que me apartes esa nubeeeeee, que no me deja ver el sol!".

Si, mi querida princesa, te aparto esa nube gris, esa nube fea que no te deja ver la luz. 




Y voy a quitarte de tu camino todos los obstáculos que haya para que no te tropieces, para que no te lastimes.

Voy a cuidar de ti, a protegerte de la lluvia y del frío. A ser tu puerto de calma absoluta, en las noches largas de la vida. Voy a enseñarte la diferencia entre la risa incontenible y la sonrisa. Voy a mostrarte con alegría, las sorpresas que te tiene guardada la vida.

Voy a enseñarte las bondades de la cocina con chocolate, las maravillas de sabor de las cosas sencillas. Voy a dejarte escuchar el sonido de la lluvia en tus propios oídos.

Vamos a maravillarnos de la sensación de calor en nuestras caras, cuando las nubes se aparten. Voy a enseñarte a mirar la luna cada día y a buscar con ansiosa ilusión, la primera estrella de la noche.

Voy  a mostrarte, mi querida princesa, todas las vueltas que da la vida. Y a descubrir la belleza de saborear los instantes únicos, esos que no se repiten, esos que no esperabas vivir.

Voy a enseñarte a ver las flores, sus matices de color y a sentir como propia, su fina y exclusiva fragancia.

Voy a cuidar de ti, mi dulce princesa, como cuida una madre, con tanto amor, que se deshace el alma.

jueves, 11 de abril de 2013

Explotando en verde.




Si necesitas que tus pulmones se llenen de aire fresco, que el sol duerma en tu cara sus últimos rayos de la tarde, ven conmigo.

Si quieres huir de lo que no te gusta y rodearte de paz al menos unos minutos, camina a mi lado.

Si necesitas un apoyo para subir por el camino más difícil elegido, entonces ven y toma mi mano.

Si tu mente habla también a veces un idioma que no entiendes, habla a mi oído.

Si por tus venas corre demasiada vida que no quieres desperdiciar, compártela conmigo. 

Explota en verde entre mis manos, deja otro hueco para mi en tu corazón y disfruta de las pequeñas cosas, esas que son insignificantes, como pequeñas flores en inmensos campos, pero que a la vez son tan inmensas, porque dan miles de notas de color al escenario de tu vida.

Venga, ven y toma mi mano una vez más. 
Y no me digas que no estás seguro de entenderme.

viernes, 5 de abril de 2013

Profundo misterio.

Ahora que soy sirena sin cola de pez, con mortales piernas que no atraen a incautos marineros soñadores.

Ahora que soy carne mortal, sabedora que está más cercana cada día la Parca.

Ahora, que te he desvelado misterios indescifrables, vetados a otros mortales.

Ahora, que nado en superficie para que puedas verme.

Ahora, que ha pasado el tiempo del miedo y la añoranza.

Ahora, que miras al futuro con algo más de fe y confianza.

Ahora, que ves que los sueños verdaderos, se hacen realidad si de verdad deseas que así se hagan.

Ahora, que miras desde la orilla, como danzo entre las olas.

Ahora que te invito a sumergirte en las profundidades turquesas de mi complicada alma.

Ahora, que vives las realidades de fantasías dormidas.

Ahora, que caes en la cuenta que nunca el tiempo pasa para nada y que como las oportunidades, no vuelve, no regresa, sólo se escapa.

Ahora, que puedes ver más cercana la vida con la que soñabas.

Ahora, que se abre ante ti un mundo más allá de lo cotidiano.

Ahora, que te enseño como resisten las rocas las embestidas de un mar constante.

Ahora, que como estrella marina, te muestro como se regeneran mis cercenados brazos.

Ahora y no sólo ahora, siempre ahora, siempre mañana.




¿Es ahora?, ¿es el momento o te sigo esperando?





miércoles, 3 de abril de 2013

Pillada

-"¡Hola!, ¿que tal el día? Tienes una carta del Ministerio de Interior".

Así, nada más entrar por la puerta de casa, sin tiempo ni a soltar el bolso o descalzarme. Como el que te da un guantazo que no te esperas.

- "Será para que pases la ITV de tu coche"

- "Lo dudo porque todavía no toca, sera..."

Pues si, efectivamente, hace unas semanas me llegó a casa una carta, mira que es fácil localizarme cuando interesa tenerme localizada, una carta muy "mona". Sin certificar, que estas cosas son muy caras y no estamos para lujos.

Había sido "cazada" por un radar móvil. El motivo (con las prisas con las que vivo no podía ser otro): exceso de velocidad. Y no, no iba como una kamikaze del asfalto, cada vez en peor estado, todo sea dicho de paso.

Teniendo en cuenta que siempre voy con la hora justa o directamente tarde a todos los sitios, me sorprendió que fuera la primera.




Pues, eso, lo dicho, he sido pillada y muy bien pillada, con bonitas y claras fotos de la matrícula de mi "cochazo", que voy a enmarcar y poner en mi escritorio (virtual).

Lo que me sorprendió es lo que tarda en llegarte a casa la notificación (más de un mes desde la infracción) y esta vez no creo que tenga la culpa la señora cartera de mi barrio y lo fácil que te lo ponen para que pagues cuanto antes de "motu propio". Con rebajilla incluida por pagar cuanto antes, para que no te lo pienses, ni reclames.

Eso si, mis puntos siguen sin que me los toque nadie, que mi "infracción" no conllevaba nada más que desembolsar dinero y pseudo-cabreo a partes iguales.

martes, 2 de abril de 2013

Un arco de color

Días interminables de lluvias sin cesar, que a veces dan una tregua, que a veces dan una nota de color entre tanto monótono gris.

Días sin ver más allá de las nubes, soñando solo con cielos despejados y luminosos.

Días húmedos, de almas tristes, de sentimientos grisáceos y tediosos.

En estos días, a veces la vida se ve atravesada por un arco de ilusión, de matices de color que dan otra perspectiva a lo que ves.


Días en los que esperas días mejores. Días en los que sobre las humedecidas tejas, una y otra vez rezumando lluvia, hasta cansar y aburrir, se vislumbra el color.

Días en los que lo único que espera es que pase rápido ese día y llegue otro, el ansiado día lleno de luz. Ese que te va a permitir disfrutar de otra forma de vida.

lunes, 1 de abril de 2013

Tú, que me llenas de calma.



Que aportas a mi vida la paz que tanto me falta. 
La serenidad que transpiro cada vez que me encuentro cerca de ti. 
Cuando respiro el aire que de ti me trae el viento.
Te miro y se desdibuja mi mundo de sinsabores y penas.
En ti confluyen dos mundos, diversos, pero casi iguales.
Diferentes tonos de mi amado color azul.
Haces que se ilumine mi cansada mirada, que sonría y suspire aliviada.
Me traes la luz que rompe mis oscuros pensamientos.
A veces tranquilo y afable, a veces en colérico enfado que me asusta y me deja muda.
Siempre tu, siempre presente incluso cuando no te tengo frente a mi.
Eres lo que añoro cuando estoy tierra adentro.
En ti pienso cuando estoy sola y cuando estoy rodeada de gente.
El brillo que en ti se refleja, en los días claros, en las noches de luna llena.
Contigo sueño y me veo descalza y en silencio, siempre en tu orilla.
O sumergida en ti, en lo más profundo.
Sin miedo a tu sal, sin miedo al peligro de tus cambiantes corrientes.
En la inmensidad de tu infinito misterio, en tu luz y braveza, hasta el final de los días.

Como debió ser desde el principio.



Se ha producido un error en este gadget.